Noticias

Hippokampus, la primera cerveza artesana con algas del Cabo Ortegal

Mar de Ardora continúa con su compromiso con la innovación y la creación de nuevos productos artesanos. Así nace Hippokampus, la primera cerveza artesana elaborada a base de malta de cebada, alga lechuga de mar y lúpulo.

En esta ocasión Mar de Ardora ha contado con la experiencia de Keltius, cervecero artesano de larga trayectoria afincado en Ourense. La tradición y la innovación se fusionan en esta  cerveza natural, sin pasteurizar, elaborada con gran esfuerzo y dedicación, de forma totalmente artesanal con los mejores ingredientes y cuidando hasta el más mínimo detalle.

Hippokampus es una cerveza rubia de alta fermentación elaborada con algas lechuga de mar, de color pajizo ligeramente turbia, de aroma suave a malta, yodo y toques de té y algas. En boca tiene cuerpo medio a ligero, carbonatación suave con burbuja fina y un paso por boca largo y refrescante, donde se puede apreciar el contraste entre el dulzor de las maltas y la ligera astringencia de las algas.

Toda una experiencia para los paladares más exquisitos. ¿A qué esperas para probarla?.

Hippokampus, la primera cerveza artesana con algas

Las algas tienen superpoderes

SI POPEYE LO HUBIESE SABIDO Doy fe de que se pasaría a las algas, porque las verduras del mar conquistan en cocina y son fuente de salud. ¿Sabes que tienen vitaminas C y D, calcio, hierro o yodo por un tubo? Pon algo de alga en tu vida.

Señoras y señores, bienvenidos al maravilloso, fantástico e increíble… ¡mundo de las algas! No he hecho nada más que empezar y ya oigo un «pero eso… ¿¡se come!?». Yo añadiría, «se debe». Además, hay producto gallego y ecológico elaborado para envidia de los japoneses. Todo son facilidades. Reconozco que me costó hincarles el diente, sentía un repelús interior, me envolvían en pesadillas como en aquella foto de la pintora viveirense Maruja Mallo… y después de más tentaciones que con 50 sombras de Grey, perdí mi miedo a las verduras del mar. Me estrené con una sopa de miso y un shushi sin pescado en un curso de nutrición con Nuria Granados en Ribadeo. ¡Oh sorpresa, descubrimiento supremo! Ahora caigo, qué perdidiño me andabas Popeye con las espinacas.

UN TESORO MARINO

Me voy a poner en plan Punset primero y luego en plan Adriá. Explican desde la pontevedresa y pionera Algamar, que las deshidrata para que nos las comamos a gusto, como también hace Portomuíños, que aparecieron hace 3.200 millones de años y ellas fueron las creadoras de la función clorofílica. ¡Toma ya! La Galicia atlántica es un vergel, con unas 60 especies, una huerta submarina de agárrate que hay alga. Su valor nutricional es para ponerlas en un pedestal y no bajarlas: tienen bajo contenido en calorías y grasas, alto en minerales y oligoelementos y superan a otros alimentos en fibra, calcio (20 veces más que la leche), vitaminas C y D (algunos casos 500 veces más) o hierro (hay especies que lo doblan). En antioxidantes, campeonas. Aportan la B12, que los vegetales terrestres no tienen y ayudan a eliminar toxinas. En casos de hipertensión o problemas de tiroides, mejor limitar el consumo. Pero siempre, apostar por materia prima certificada y de calidad, un valor seguro. Para los que aún me ponen caras raritas, su digestibilidad alcanza el 60 % en el hombre.

Desde Mar de Ardora, explotación sostenible y artesanal con menos de un añito en Ortigueira, Sergio Baamonde, socio con Alberto Sánchez, declara su amor incondicional a las algas ante un grupo de aprendices de cocina en el IES de Foz: Y les advierte, a la hora de prepararlas: «Son sensibles, su textura es delicada». Como yo, snif. Con poca cantidad, unos 10 gramos, basta para convertir una receta en un «superplato» de «esencias salitrosas con aromas a marisco». Aunque si viene tu cuñado a cenar, tú dile, sin rubor: «Sí, sí… lleva bogavante y centollo». Pueden echarse en un caldo y enriquecerlo para decirle bye bye al Avecrem, mezclarlas en un puré de verduras, hacer sushi, hacerlas sustitutas del laurel en pasta o arroz, con algunas hacer chips, patés, hasta postres como en el caso del gelatinoso agar-agar, saltearlas… El cocinero Daniel López, de O Camiño do Inglés, nos da una idea para recibirlas con los brazos abiertos y la boca salivando. Unas tienen sabor fuerte, otras neutro, sirven para jugar en la cocina a ser… ¡Algamán!

A Ruta Conserveira, unha iniciativa turística que pon en valor un sector fundamental da economía galega

Se son amantes da conserva e da tradición, a súa é a Ruta Conserveira. Unha iniciativa turística que pretende poñer en valor e promocionar as tradicionais factorías de transformación de peixe, e algunhas outras novas que xurdiron nos últimos tempos.

A Ruta Conserveira nace para amosar o grande catálogo de empresas galegas dedicadas a este sector, que conforman o 50% do total das españolas, algunhas delas cunha bagaxe de máis dun século de historia. É unha iniciativa que permite ás empresas colaboradoras mostrar a preparación dos seus produtos. Trátase dunha mestura de turismo gastronómico e industrial.

“Penso que é fundamental, hoxe en día sobre todo en comparación co que podemos atopar, estou falando a nivel alimentación, é moi importante que saiban cómo traballas. Por que? Porque eu podo dicir que o meu produto se fai dunha forma concreta, nós aquí facemos unha conserva artesá, de calidade, é exclusivo o método de traballo. Entón, ti como podes demostrar iso? Eu podo dicilo pero se a xente non o coñece dentro, é complicado de mostrar. Isto é perfecto para nós nese sentido, porque a xente vén, ven o que facemos, ven como o facemos. A xente vaise contenta, sabe o que despois ela está comendo e tamén é capaz de elixir que conserva vai consumir”, di Sergio Baamonde López, de Conservas Mar de Ardora.

O volume de visitas durante o primeiro ano da experiencia non cumpriu as expectativas, pero espérase que este verán a tendencia cambie, xa que o fomento desta iniciativa é positivo para a economía da zona. “Nós supoñemos que si, tamén foi un ano de proba, foi así daquela maneira. Pero esperamos que comece a haber maior rotación de xente”, mantén Alberto Sánchez de Toca, de Conservas Mar de Ardora. “Algunha houbo, pouquiñas, algún colexio máis que nada neste Nadal… Moi pouca xente”, comenta Ana Docanto Bouzamayor, de Conservas La Pureza.

A industria conserveira é un dos nosos sectores fundamentais, e con este paseo poderán coñecer a ciencia certa que levamos ás nosas mesas.

(Fonte: CRTVG, 24/02/2015)

Mar de Ardora, una iniciativa entre las diez mejores del país

Hay emprendedores en Ferrol, más de los que se cree, empeñados en llevarle la contraria a esa imagen de ciudad dependiente del Estado y con poca iniciativa propia. Un ejemplo está en Sergio Baamonde y Alberto Sánchez de Toca, dos ferrolanos sobradamente preparados y suficientemente tenaces cuyo proyecto para la explotación sostenible de las algas acaba de ser reconocido como uno de los diez mejores de España por el Injuve. Este premio llega cuando Conservas Mar de Ardora empieza a andar. Antes, cuando luchaban con interminables trámites e     inesperados obstáculos, ya habían recibido otros dos, del Concello de Ferrol-Banco Etchevarría y de la Asociación de Jóvenes Empresarios.
Estos biólogos marinos se plantearon poner en marcha su propia empresa de recolección y procesado de algas para uso alimenticio después de años de formación e investigación en España y en el extranjero. Su producto son las algas, una verdura de mar, que se recolecta entre marzo o abril y el mes de septiembre. En 2014 Mar de Ardora recogió y procesó en la planta que tiene en Ortigueira unos 10.000 kilos de algas –la empresa tiene permiso de la Xunta para explotar 28 especies– que sacó al mercado en fresco, deshidratadas o en lata.
Sergio y Alberto y una trabajadora más se ocupan de todo el proceso, en el que se garantizan unos altos estándares de calidad. Entre los productos que más éxito tiene están las latas de “Espagueti de mar en salsa picante”, la “Alga percebe”, el “Nori al natural” o la “Crema de membrillo con alga dulce”. Más que los premios, dicen los empresarios, lo que supuso para ellos el respaldo definitivo fue contar con el favor de sus clientes una vez que llegaron al mercado.

el premio del público
El reconocimiento del Injuve, el primero de sus galardones que viene con dotación económica, les ha servido no obstante para cubrir necesidades económicas de la empresa, que recientemente recibió también el apoyo del Igape. Los emprendedores reconocen que el camino ha sido duro, pero después de cobrar sus primeras nóminas, sus planes son continuar adelante y procesar en la próxima campaña unas 20.000 toneladas de algas. Quieren dedicar más esfuerzos a la labor comercial y abrir mercado también con otros productos, como las setas, que puedan cubrir los meses de menor actividad con las algas.
Para los interesados, Mar de Ardora acaba de poner en marcha su web –www.mardeardora.es– con recetas para utilizar sus productos en la cocina, algunas tan sugerentes como las “Piruletas de queso crujiente con espagueti de mar picante” o “Bocaditos de requesón, bonito y nori deshidratado”.

 

Fuente: Diario de Ferrol.

Premio al emprendimiento gallego

El Injuve distingue entre los 10 mejores proyectos jóvenes de España a una firma de conserva de Ortigueira y otra que fabrica espinilleras en As Pontes

Dos de los diez proyectos innovadores, de empresas ya constituidas, premiados en el Certamen Nacional de Jóvenes Emprendedores 2014, convocado por el Instituto de la Juventud (Injuve), son gallegos. La conservera de algas Mar de Ardora, instalada en el polígono industrial de Cuíña, en Ortigueira; y Blindaxe Sport, que fabrica espinilleras y otros elementos de protección para deportistas, desde el parque empresarial de Penapurreira, en As Pontes, han sido seleccionadas junto a otras ocho iniciativas de Valladolid, Asturias, Madrid, Salamanca, Valencia y Almería.

El Injuve, dependiente del Ministerio de Sanidad, respalda cada uno de estos proyectos con 25.000 euros. «Es un reconocimiento genial, muy importante, porque además nos dan dinero, que podemos invertir en sueldos, pago de la Seguridad Social, recibos de luz… Por fin vamos a cobrar, serán nuestras primeras nóminas», exclamaron los ferrolanos Sergio Baamonde López, biólogo, y Alberto Sánchez de Toca Gusano, licenciado en Ciencias del Mar. Ambos son los promotores de Conservas Mar de Ardora, que opera desde el pasado abril.

«No lo esperábamos», reconocía el pontés Simón Cabarcos, exportero de fútbol y fundador de Blindaxe Sport, que afronta ya su tercer año de actividad. «Ha sido una sorpresa, que además tiene dotación económica. Este tipo de premio te refuerza, en la línea de evaluar continuamente el producto que fabricas. Es un apoyo moral, y piensas ‘algo estaremos haciendo bien para que se nos reconozca’», señalaba.

En el 2013, Blindaxe Sport se llevó el galardón al Emprendedor del Año, otorgado por la Asociación de Jóvenes Empresarios en Ferrolterra y en Galicia. En la gala de entrega, en Ferrol, Cabarcos coincidió con los responsables de Mar de Ardora, que también consiguieron una mención.

«Hemos estado un año a tope, sufriendo… Y que te reconozcan el trabajo da ganas de seguir adelante, además del respiro económico que va a suponer para poder continuar con nuevos proyectos», comentaban Baamonde y Sánchez de Toca. La distinción les permitirá asistir a ferias nacionales e internacionales y poder invertir en labor comercial para seguir haciendo clientes. «Una empresa que empieza necesita apoyo económico y además es un premio de ámbito estatal, con un prestigio enorme. Es como ganar la Champions League, que nos ayudará en la promoción», subrayaban. Recolectan algas, las seleccionan, las limpian y las procesan, en conservas, deshidratadas y en fresco.

Blindaxe Sport, con una facturación anual de 80.000 euros, produce más de un millar de espinilleras y otros materiales para prevenir lesiones, en especial para deportistas. Exporta a Sudamérica, Estados Unidos, Rusia, Bélgida e Inglaterra. «No nos quejamos porque tenemos trabajo», comenta, pero aspira a más y el premio del Injuve ayudará.

Fuente: Ana Cuba. La voz de Galicia

Betting on edible seafood to face the sustainability food crisis

Betting on edible seafood to face the sustainability food crisisAlberto Sanchez, his sister Maria and his colleague Sergio Baamonde are young Spanish entrepreneurs who have bet on an edible seaweed sustainable business to have a better future. The trio begun their edible seaweed company a few years ago and continue to produce most of their product by hand (production of the goods, harvesting and washing the seaweeds).

In this short interview I spoke with Alberto, the CEO of the company, about the impact of Spain’s austerity programme post the financial crisis, and the emergence of edible seaweed businesses over the past decade or so.

Spain has faced austerity: as professionals, do you think it has jeopardized sustainability in your country? Could you explain why?

I don’t know if sustainability could be jeopardized in Spain. But it’s obvious that Spain faced bankruptcy and the economic policies of the government have aimed at cutting some budgets. This has affected Spain’s economic development. Increases in taxes such as VAT and income tax have led to a loss of competitiveness for Spanish companies. In the same way, these policies have generated difficulties for many people with consequences regarding the Spanish internal market – not to mention social frustration and discontent amongst ordinary people who have to cope with constant job insecurity.

Galicia is a Spanish region where seaweeds have been harvested in a sustainable way for more than twenty-five years. What have the different stakeholders done (policies, integrated management or programmes) to preserve this natural resource?

In Galicia, it’s necessary to be granted permission to start a seaweed production company, although this was not the case in the past. Moreover, one must abide by new European directives that include the promotion of good management of natural resources, innovative activities regarding nature conservation and the sustainable management of seaweeds. Companies, associations of fishermen and authorities are involved in the process.

Your team plan to grow mushrooms. Numerous studies have shown the particular place of mushrooms in ecosystems. As researchers, do you think that their particular properties could be used to tackle the effects of climate change?

Although there are new studies that assume that mushrooms could be used to tackle climate change, I don’t totally agree with these studies because mushrooms are themselves part of the most affected organisms by climate change. An extensive bibliography could be found on this subject such as “Mushroom fruiting and climate change (Kauserud et al.) and “Climate change impacts, adaptative capacity and vulnerability of European forest ecosystems”….(Lindner et al.).

What do you believe a business should do to protect the planet?

In my opinion, every company should be environmentally responsible. This could mean different things to a company. For example, using better environmental technologies in production processes, improving the sustainable management of natural resources, trying to reduce energy consumption, and training employees on an on-going basis.

What advice would you share with someone looking to get into sustainable business?

My personal experience has taught me that if you want to follow a similar journey to ours, you have to be positive and must be aware it can take a long time and be difficult. However, I have learnt that what doesn’t kill us makes us stronger.

Special Thanks to Lionel Pambou who helped me create and translate the questions in Spanish

De jeunes entrepreneurs espagnols misent sur l’algue pour sortir de la crise

Ils ont gagé toutes leurs économies pour se lancer dans la commercialisation de produits écologiques liés aux algues. En 2012, l’activité a rapporté au niveau national 3,8 millions d’euros.

 Capture d’écran Twitter

En combinaisons de plongée, Alberto, Sergio et Maria nagent au milieu des algues pour collecter ces légumes de mer avant de les retraiter dans leur usine de Ortigueira (nord de l’Espagne), avec laquelle ils tentent de sortir de la crise. Armés de faucilles inoxydables et profitant de la marée basse, les trois experts vont de roche en roche à la recherche d’algues codium ou kombu, qu’ils rangent au fur et à mesure dans des sacs. Une fois remplis trois gros sacs de 20 à 30 kg, ils remontent à pied l’escalier qui serpente jusqu’en haut de la falaise de cette côte sauvage surplombant l’océan atlantique, pour les charger à bord de leur voiture.

«  C’est dur, mais nous sommes très motivés  », explique Sergio Baamonde à l’AFP, un biologiste de 33 ans, qui a décidé en avril 2012 avec son ami Alberto Sanchez, 35 ans, également scientifique du monde marin, de créer leur propre entreprise « Conservas Mar de Ardora ». Objectif : exploiter durablement les algues pour l’alimentation, une activité qui a commencé en Galice en 1980.

Un produit qui a rapporté 3,8 millions d’euros en 2012

En 2012, les ventes de produits écologiques liés aux algues se sont élevées à 3,8 millions d’euros, a affirmé en mars la ministre de l’environnement de la région de Galice, Rosa Quintana. «  Il y a un manque en ce moment en Galice de ce type de produits gastronomiques tirés des algues et nous tentons d’y entrer  », explique Alberto, qui travaillait dans un centre de recherche biomédicale de Barcelone avant de se lancer dans cette nouvelle aventure.

Comme Alberto, Sergio a également travaillé dans un laboratoire de l’Université de La Corogne (nord) jusqu’à ce que «  soient coupées les aides  » publiques, comme ailleurs en Espagne où la cure d’austérité décidée en 2012 a frappé durement les secteurs de la recherche et de l’éducation. De 2007 à 2009, il a conseillé les confréries de pêcheurs galiciens «  sur la façon d’exploiter les algues  » dans le cadre d’un programme du gouvernement régional. «  Ensuite, avec la crise, il n’y avait plus d’argent pour ce projet  », explique Sergio, soulignant que la crise l’a clairement poussé à se lancer dans la création de son entreprise pour échapper à un chômage touchant un actif sur quatre.

«  Il a fallu un an pour obtenir un financement  » et réunir 300.000 euros dont moins d’un tiers provient d’un prêt bancaire, témoigne Alberto, assis dans son petit bureau à l’usine, installée depuis le début de l’année dans une zone industrielle d’Ortigueira. Ces deux jeunes entrepreneurs y ont mis toutes leurs économies, bénéficié de l’aide de leur famille et d’une petite subvention publique qui leur a permis d’acquérir le terrain où se trouve leur usine.

Des saveurs inattendues

«  Nous cherchons à nous différencier par la qualité, la sélection des matières premières et l’élaboration  » des produits biologiques face à des concurrents disposant de plus de moyens, dit Alberto. «  Nous ne mécanisons pas différents processus  », comme le lavage des algues qui se fait à la main, dit Sergio. Lui, Alberto et Maria, la sœur de ce dernier, font tout : de la collecte, à la commercialisation de produits frais, en conserve ou déshydratés.

Parmi leurs clients, ils comptent des chefs comme Javier Olleros, une étoile au guide Michelin, ou Daniel Lopez, du restaurant « O Camiño do Inglès » de Ferrol, localité proche d’Ortigueira, un chef qui aime expérimenter de nouvelles saveurs à base d’algues. «  Vous pouvez obtenir des saveurs auxquelles les gens ne s’attendent pas  », dit Daniel Lopez, tout en commentant avec passion sa préparation d’un plat de merlu enveloppé dans de la laitue de mer ou un autre de thon mariné sur un lit de codium.

La passion pour la recherche de Sergio et d’Alberto ne les a pas quittés et ils entendent conserver un «  département scientifique  » pour chercher de nouveaux processus de traitement et de production des algues respectant l’environnement. «  Notre idée est d’investir massivement dans la recherche et développement et nous avons beaucoup d’idées  », dit Sergio plein d’enthousiasme. «  Les algues sont un produit saisonnier  » et il faut donc se diversifier, renchérit Albert, qui envisage la culture de champignons. «  À long terme, nous voulons travailler d’autres produits de la mer comme des oursins, mais pour l’instant ce n’est qu’à l’état de projet  », conclut-il.

Fuente: LeSoir

Spaniards in troubled financial waters seek seaweed riches

Ortigueira, Spain–Three young Spaniards in wetsuits plunge into the sea to harvest a culinary delicacy that promises them a way out of troubled financial waters: seaweed.

Armed with stainless steel scythes, they swim in low tide from rock to rock cutting down codium seaweed and kombu kelp, which they gather up in bags.

The trio — 35-year-old marine scientist Alberto Sanchez, his sister Maria and his friend, 33-year-old biologist Sergio Baamonde — carry the sea greens by foot to their car, parked at the top of nearby cliffs.

Then they transport the algae to a processing factory set up by the two friends in the Galician sea port of Ortigueira, northern Spain.

“It is tough but we are very motivated,” said Baamonde, who joined up with Sanchez in April 2012 to launch into the seaweed business, with other prospects scarce in a country hit by an economic crisis that has left one in four people out of work.

They have established a company, Ardora Sea Preserves, to sell edible seaweed, an industry that took root in the Galicia region in the 1980s.

In 2012, sales of ecological seaweed and related foods in Galicia amounted to 3.8 million euros (US$5 million), according to the region’s maritime and environmental minister, Rosa Quintana.

Gourmet Seaweed

Fuente: The China Post